En Siberia

Título: En Siberia

Autor. Colin Thubron

Reseña hecha por : Iván Marcos   @ivanmarcos

Hay un famoso proverbio ruso que dice “En Rusia no hay caminos, tan solo direcciones”. Y eso es algo que sabe muy bien Colin Thubron, sin duda  uno de los mejores escritores de viajes del mundo. La frontera entre Europa y Asia muchas veces es algo indefinido, a mitad de caminos entre ambos continentes aparece la inmensidad de Rusia. Entre ambos continentes  aparecen muchos territorios y sociedades que formaron parte del conglomerado de  la antigua Union Soviética y que hoy en día navegan entre un corrupto presente y un incierto futuro. Territorios totalmente desconocidos en la mayoría de los casos para el ciudadano medio occidental  y desprovistos  de todo interés para un turismo tradicional  de masas que nunca ha conocido ni querido saber  lo que sucedía más allá de las fronteras de la Madre Rusia.

El Obi, el Yenisei, y el Lena probablemente no digan casi nada a la mayoría, pero son ríos que van desde las fronteras de Mongolia hasta el océano ártico. Las cuencas de cada uno de ellos son mayores que toda la Europa Occidental. Por otro lado aparece el Lago Baikal, la más antigua y profunda de las masas de agua interiores del Planeta. Y el río Amur, contiguo a China, y los campos de Kolima, donde las temperaturas han llegado a descender a -71 º C. Y es que cuando sale el sol en los Urales, se está poniendo ya en el mar de Bering. Todo ello hace que para algunos (como es mi caso )siga siendo fascinante conocer o tratar de entender lo que ocurre y ocurrirá en el país más extenso del Planeta Tierra.

Colin Thubron es un escritor y viajero al que admiro profundamente, siempre ha estado interesado en aquellos imperios que temía cuando era joven : el soviético y el chino. Como tal, el viajero educado en Eton ha dedicado parte de su vida a viajar por esos dos países. El conocer las realidades socioeconómicas, históricas, culturales  y humanas de esta parte del mundo ha servido como base para la obra literaria del autor británico .  A partir de esos viajes con su mochila y su libreta de notas nos  ha dejado  algunos de los más bellos libros de viajes que se han escrito en los últimos veinticinco años. Llegué el verano pasado con mi mochila a Irkutsk en  Siberia , en el legendario tren Transiberiano, pero mucho antes ya había llegado con la imaginación y el corazón con los fascinantes libros de Thubron : Entre rusos y el corazón perdido de Asia. Sin duda que no hay nada como leer y soñar con un lugar  antes de llegar a un destino descrito, eso es lo fascinante y maravilloso de la literatura de viajes y de escritores como el genial Thubron.

En Siberia  es sin duda uno de los mejores libros de viajes sobre Rusia que uno puede encontrar. Un libro con el que se llega a entender parte de las contradicciones de la Madre Rusia, algo  que Winston Churchill definía como ´´ Rusia es una adivinanza, envuelta en un misterio, dentro de un enigma´´. Y es que viajar en Rusia no es sencillo, la burocracia está  institucionaliza en la sociedad desde los tiempos comunistas, es algo que persiste y que se puede ver con acudir a cualquier estación de tren. La sociedad rusa no  tiene demasiado inculcado la atención al cliente, la indiferencia unida a  las caras adustas y serias sorprenden muchas veces al incauto viajero que osa viajar a cualquiera de sus territorios. A todos esos percances se le unen las dificultades del idioma, pues uno se va  a encontrar con que  la mayor parte de las indicaciones son  en alfabeto cirílico.

Pero Rusia es algo que se esconde mucho más allá de las primeras impresiones. Hay que ser paciente y saber esperar, tener la capacidad de buscar esa segunda capa de los destinos dificiles. Hay  sonrisas y conversaciones fascinantes esperando en el interior de un Tren Transiberiano que atraviesa miles de kilómetros, hay vidas esperando en la siguiente estación: como la de un joven militar que atraviesa miles de kilómetros para volver a su perdida aldea, la de una niña que vende rosquillas en los apeaderos del tren, la de un borracho que recuerda las glorias pasadas de su patria querida o  los ojos azules brillantes de una abuela con la mirada perdida. Con todos ellos es probable que te puedas cruzar en tu viaje.

Todo ello contrasta con una nueva sociedad en la que el culto al dinero se ha hecho algo obsceno, donde los coches de lujo atraviesan avenidas, donde  un vulgar mafioso semi analfabeto  se codea con sus lujosos autos  delante de un catedrático profesor de universidad al que no le alcanza la paga para llegar a final de mes.  Y es aquí donde el viajero entiende la inigualable escuela que supone el  coger la mochila. Es en esos momentos donde   empiezas a conocer el cambio que ha experimentado una parte del antiguo bloque del Este. Resulta enriquecedor el poder  entender algo de lo que pasa y no nos cuentan , todo ello te  hace (aunque sea por  escasos días) sentirte  dentro de los cambios y   la Historia de un pueblo que fue parte fundamental  de lo que acontecía en el  mundo durante el pasado siglo XX. Un viaje por Rusia te hace entender mucho más de lo que jamás has estudiado en las clases de Historia del colegio.

Con el libro de Thubron viajas  a la realidad y a la Historia del país más extenso de la Tierra. Siberia aparece a medio camino con toda su inmensidad, a menudo salen a relucir los crímenes cometidos en los Gulag, la leyenda del Transiberiano o la sencilla magia de las gentes humildes que malviven a miles de kilómetros de un Moscú  lejano, burocratizado y corrupto . Como en la mayor parte de los  libros de Thubron se mezcla de forma magistral el viaje actual con el  navegar a lomos del pasado reciente, todo ello con el toque fundamental de la gente que encuentra en los caminos, en las aldeas, en las ciudades de provincias. Ciudadanos de la calle que conversan con el inigualable viajero inglés y que nos llevan a uno de los lugares más enigmáticos y fascinantes de la Tierra. Y es que   a través de las paginas de Thubron logramos comprender algo del caos de la Madre Rusia, todo gracias al genial viajero que como su maestro  Leigh Fermor viaja para comprender y   conocer al Otro.

Siberia como su propio nombre indica es ese  gran espacio en blanco, remoto, hostil, enigmático. Pero a pesar de su trágico pasado y de las contradicciones de la actualidad sigue escondiendo el alma de una vieja Rusia tan alejada de Moscú como cercana a su futuro incierto.

El vídeo es de su conferencia en la Biblioteca Nacional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a En Siberia

  1. Juan A. dijo:

    Iván, tanto espacio por ahí sin una sola alma y aquí tenemos que vivir distribuidos en jaulas humanas (pisos del boom inmobiliario) dispuestos de forma vertical, pero bueno, el ser humano se adapta a tó.

  2. LU dijo:

    Precisamente voy a empezar este fin de semana un libro suyo, Entre rusos. Me gusta viajar y me encanta leer textos viajeros.

    He enlazado vuestro blog al mio y asñi ya voy viendo las actualizaciones. He descubierto libros muy interesantes aquí.

    Besos

  3. Ele dijo:

    Qué gran reseña, Iván. Fascinante lo que cuentas y lo que el libro cuenta.
    Llevo tres meses detrás de ese libro pero desgraciadamente está descatalogado y tampoco he conseguido encontrarlo en las librerías de segunda mano 😦 Supongo que recurriré a la biblioteca para poder leerlo.
    Saludos!

  4. Alisetter dijo:

    Precioso post, Ivan! Me ha encantado, no puedo decir mas 🙂

  5. Pingback: Ciudadano en el Mundo » Viajando al Este a través de los ojos de sus abuelas, las babushkas

  6. Pingback: Entre árabes | Leer y Viajar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s