La Ruta de la Seda

Título: La Ruta de la Seda

Autor: Thomas O. Hollmann

Reseña hecha por: Iván Marcos   @ivanmarcos

Actualmente parece claro que   internet hace de eje catalizador  de una parte del conocimiento  del siglo XXI . Pero quiero hablar de un libro que hace referencia a la que durante  siglos fue   la mayor red de conocimiento del mundo, un cruce de caminos  que ponía en contacto Asia con Europa a través de rutas diversas . Las  ideas, los productos, las  religiones se cruzaban en los caminos y de la mano de singulares comerciantes y viajeros tuvieron lugar encuentros (muchas veces inesperados ) que cambiaron la Historia. El conocimiento y el progreso iba una vez más ligado a la exploracion y a adentrarse en lo desconocido que supone ir más allá y conocer al OTRO. Atravesando desiertos, montañas, estepas y mares tuvo lugar uno de los más espectaculares crisoles del conocimiento (y el comercio)  que nuestro Planeta ha conocido . Todas esas rutas recibieron en el año 1877 el nombre de ” La Ruta de la seda”, el termino fue acuñado por un geógrafo alemán de nombre impronunciable Ferdinand Freiherr von Richthofen. Un nombre el de la ruta  que va eternamente ligado al de ese producto que solamente los chinos conocian: la seda. Una ruta que a veces y en muchos caminos se cruzaba ( y cruza) con la ruta de las especias y que atravesando  mares y tierras puso en contacto el lejano Oriente con la vieja Europa.

Pero más allá de las fechas y términos,  las rutas comerciales y de cultura que se establecieron entre Asia y Europa pusieron en contacto materias primas , civilizaciones, sabores,  conocimientos y seres humanos. Aún hoy,  pese al paso del tiempo y estar inmersos en la vorágine del siglo XXI constituye una de las grandes atraciones y sueños para miles de viajeros. Por esa legendaria Ruta de la Seda tuvieron lugar algunos de   los fenómenos más fascinantes de la Historia. Sus caminos vieron pasar a algunos  grandes nombres como Gengis Kan, Alejandro Magno, Marco Polo o Matteo Ricci. De las guerras al conocimiento , de los conquistadores a los exploradores, de las especias a la porcelana, de la seda a la polvora. Un innumerable número de avances, inventos,  descubrimientos  y progreso a través de las exploraciones y viajes.

La Ruta de la Seda representa una de las formas más impresionantes del progreso del ser  humano. Y pese a la  decadencia actual de muchos de esos países debido al demoledor paso de la Historia, no deja de ser curioso como ciertos nombres evocan a sueños, leyendas y aventuras. Cuando un viajero cierra los ojos y se atreve a soñar le vienen nombres legendarios y fascinantes que siguen atrayendo la curiosidad y el conocimiento a viajeros del siglo XXI. Y entonces caes en un plácido sueño y te encuentras en lugares que navegan entre leyenda y la realidad. Los caminos se cruzan y tienes libertad de movimientos : Kashgar, Samarcanda, Bujará , Pamir, Taklamakán,  Damasco, Constantinopla, Xi´an….

Es aquí , rodeado de buenos libros y aventuras  donde llegas a estar en la frontera de los sueños , en ese espacio fascinante es donde te encuentras con el espíritu libre de los grandes viajeros que llevaron el progreso y conocimiento a la humanidad. En esos momentos descubres que la lectura de un libro puede cambiar el rumbo de una vida y  todo ello gracias  a una innata curiosidad  y la fascinación por lo desconocido. Una pasión por la aventura que  llevo a muchos seres humanos a atravesar  cordilleras, desiertos, ríos,  lagos o ciudades  míticas.

Y es en estos momentos y libros donde resuena la llamada  que el Maestro Kapuscinski nos dijo:

 Hay que aventurarse en lo desconocido, dejarse guiar por “la magia de viajar” que “actúa como una droga” y en la que el “camino es el tesoro”…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La Ruta de la Seda

  1. Alisetter dijo:

    Gran post, Ivan! Si, La Ruta de la Seda son muchas rutas y caminos a descubrir, y no decepcionan. A pesar de los siglos transcurridos, aun hay cosas que se mantienen impertérritas, o casi. Quiza por su nombre, quiza por todo lo que esa corriente incesante fue capaz de traer y llevar, quiza porque Marco Polo, y antes Alejandro, hicieron famosos muchos de sus lugares, creo que es uno de los destinos mas evocadores cuando se habla de viajes 🙂

  2. juanms dijo:

    ……y mas tarde, a mediados de los 90 apareció la “Ruta del Bacalao”, que unía los distintos puntos de la estepa ibérica con el Mediterráneo y que congregaba a miles de drogadictos de drogas de diseño que se pulían las neuronas por doquier que fuesen. Saludos.

  3. Pingback: Compañeros de ruta (LXXXIII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s