Hacia rutas salvajes

TítuloHacia rutas salvajes

Autor: Jon Krakauer

Reseña hecha por : Emilia Rollán   @EmiliaRollan

“En 1992, un joven de una adinerada familia de la Costa Este llegó a Alaska haciendo autostop y se adentró en los bosques situados al norte del monte McKinley. Cuatro meses más tarde, una partida de cazadores de alces encontró su cuerpo en estado de descomposición”. 

Con estas palabras empieza “Hacia rutas salvajes” (Into the Wild), donde Jon Krakauer nos cuenta la historia de Christopher McCandless, un nómada vocacional e idealista al que muchos conocieron como Alexander Supertramp. Este chico, después de terminar sus estudios, se dedicó durante más de dos años a explorar los grandes espacios abiertos de los Estados Unidos. Vivió mil aventuras, conoció a todo tipo de gente y terminó sus días de forma épica en el Gran Norte, la última frontera.

¿Qué lleva a un joven universitario a dejarlo todo y vivir como un nómada? Esta es la pregunta a la que Krakauer intenta contestar a lo largo del libro. La obra, que tiene un marcado tono de reportaje periodístico, nació como un artículo para la revista Outside. El autor, que se sentía tanto fascinado como identificado con este extraño joven, va tejiendo la historia como si de una colcha de patchwork se tratase: retales compuestos por fotos, cartas y notas del propio Chris junto con los recuerdos e impresiones que este dejó en la gente que trató con él a lo largo de su intensa vida.

Krakauer ofrece una respuesta a este por qué contando su propia historia y la historia de otros jóvenes nómadas. La diferencia es que él vivió para contarlo. Complicadas y tensas tramas familiares, idealismo unido a una voluntad férrea, atracción por lo desconocido, sed de libertad… A medida que se avanza por las páginas del libro vamos conociendo a Chris y nos acompañan distintos estados de ánimo: desde el hastío a la fascinación; de la admiración a la incomprensión. Es una historia muy real que no deja indiferente.

A mi, que me gusta por igual leer y viajar, la historia de Christopher McCandless me hizo pensar bastante. Admiro a este chico por ser consecuente con sus ideales y sus sueños, aunque la historia nos demuestre que pecó de exceso de confianza. También creo que, al menos en parte, la persecución de estos ideales eran una forma de escapar hacia adelante, huyendo de sus fantasmas, intentando que sus bestias dormidas no despertasen y terminasen devorandole.

Chris era una persona que lo tenía todo para ser grande pero que eligió no serlo, o mejor, serlo a su manera, porque lo único que deseaba era estar en paz consigo mismo. Una paz que pretendió alcanzar mediante un largo viaje físico y espiritual en el que renunció a lo material y a profundizar en las relaciones personales. Era alguien muy humano, bondadoso, honrado, inteligente… pero también reservado y rodeado de una coraza difícil de traspasar.

Partiendo de las anotaciones que dejó Chris tras de sí en su retiro de Alaska, creo que al final se acercó a la paz que buscaba y que incluso llegó a comprender que nadie es una isla. “La felicidad solo es real cuando es compartida”. ¿De haber sobrevivido habría vuelto a la vida en sociedad de forma contínua? ¿Habría llevado una vida semiconvencional formando una familia e intimando con otras personas? ¿Se habría reconciliado con su padre reconociendo que los dioses pueden tener pies de barro? No hay respuestas a estas preguntas, solo conjeturas. Sin embargo, me gustan los finales felices, por eso prefiero pensar y creer que sí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografías y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Hacia rutas salvajes

  1. claudiabarco dijo:

    Me ha encantado esta reseña, creo que de las más bonitas de todas las que he leído, enhorabuena!

  2. Muy recomendable la película sobre el libro, hay pocas en IMDB que tengan más de 8 de nota y esta es una de ellas. El guión y la dirección es de Sean Penn http://www.imdb.es/title/tt0758758/

  3. alisetter dijo:

    Tengo ganas de leer este libro, y me uno a Claudia en su impresión sobre esta reseña, es muy bonita y con reflexiones que invitan a reflexionar 🙂 Muchas gracias Emilia!
    También tengo ganas de ver la peli, un día me puse pero tuve que interrumpirla, y prefiero verla “en condiciones”, quizá mejor después de leer el libro 🙂

  4. Iván dijo:

    Excelente reseña Emilia. La peli es muy buena, acompañada por la banda sonora espectacular de Eddie Wedder. El libro no obstante como suele ser costumbre llega a una profundidad que la peli no puede llegar, sobre todo las cartas que hay y los relatos de historias de otras personas que habían tomado decisiones parecidas

  5. alisetter dijo:

    Si, la banda sonora es espectacular. Eddie Wedder no decepciona 🙂

  6. Gran libro. Me lo regaló el chico que vivía en la caravana de al lado a la mía en Londres, en la escuela donde trabajábamos, diciéndome que la hisotoria le hacía acordar a la mía. Pero lo cierto es que into the wild es una gran aventura!

    Tanto el libro como la peli!
    Linda reseña también!

  7. Pingback: Nómadas | Emilia Rollan

  8. Pingback: 23 Libros para viajar: Sant Jordi 2015 - Viajar Lo Cura Todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s