El decamerón negro

Título: El decamerón negro

AutorLeo Frobenius

Reseña hecha por: Alicia Ortego @Alisetter

Otro tesoro encontrado en la Feria del Libro de Madrid, en la caseta de Ediciones del Viento, recién salido del horno… Esta editorial sigue recuperando grandes libros, y no me cabe duda de que éste es uno de ellos.decamerónnegro

El Decamerón negro es una recopilación de relatos y leyendas africanas que Leo Frobenius realizó. Este autor alemán, que vivió en la primera mitad del siglo XX, que viajó por África y que fue el Director del Museo de Etnología de Frankfurt, nos ha regalado un trabajo magnífico.

Aquí se reproduce no sólo las historias, si no la peculiar y auténtica forma de contarlas.

Los africanos cuentan las historias con frases cortas que narran hechos, “lo que ocurrió”, y sin apenas adornarlas con adjetivos ni con frases enrevesadas. Repiten una y otra vez cada hecho que se va sumando a la historia, cada nombre de cada personaje. Así hacen seguir la acción al que escucha.

Son historias hechas por y para el pueblo, comprensibles para todo el mundo, para toda la audiencia que se reúne en torno al fuego a escuchar, desde un niño pequeño hasta un anciano.

Historias del Sahel, de Togo, de Cabilia.

Historias que nos hablan de la creación de los pueblos, de cómo los hombres y mujeres se unieron (antes vivían separados y ajenos a su existencia), de luchas por el poder, de caballeros con grandes poderes y habilidades. Con desenlaces a veces hilarantes, otros esperados, otros muy ingeniosos. Seguro que arrancan una sonrisa, incluso una pequeña carcajada. Todo un placer.

Historias en los que los árboles hablan, las serpientes se convierten en mujeres y viceversa, en las que la magia y los espíritus están siempre presentes. El animismo está vivo, para gracia y/o desgracia de sus pueblos. No son pues historias del pasado, sino que aquí encontramos una parte de su mentalidad y de cómo se explican muchos hechos y fenómenos de diversa índole.

Con este libro he rememorado esas noches africanas en las que uno se reúne a hablar en torno al fuego, o en torno a una cerveza. En las que, si tienes suerte, alguien te cuenta un cuento. Sin televisores que molesten, sin radios que interfieran la conversación tranquila y la transmisión de conocimientos. He rememorado a esos personajes que afortunadamente pude conocer, a aquél hogón del país Dogón, a aquél brujo de la lluvia de Camerún, a aquél brujo del País Lobi, y me los he imaginado contando historias como éstas en las que los oyentes encuentra explicaciones sobre por qué su mundo es como es, por qué las relaciones humanas son como son, por qué cada uno tiene su papel, por qué las cosas son como son aunque sean injustas.

La tradición oral explica y también es cierto que puede impedir que las cosas cambien y mejoren para determinadas partes de la sociedad, como las mujeres. Pero lo bueno de los relatos en que son flexibles, y si se entiende su lógica, se les puede dar alguna que otra vuelta. Lo primero de todo es conocerlos

En breve vuelvo a embarcarme en otra pequeña-gran aventura por África. ¿Escucharé algún relato, tendré esa gran suerte? Espero que sí, y que además sea en la forma y estructura africanas, que este libro tan bien reproduce.

Hace mucho, mucho tiempo, las mujeres vivían en un país y los hombres en otro. La ciudad de los hombres era muy, muy grande. La ciudad de las mujeres era muy, muy grande. Un día salió un cazador. Anduvo mucho. Así llegó al país de las mujeres. Las mujeres vieron al hombre. Las mujeres cayeron sobre el hombre y le pegaron. El hombre se escapó rápidamente. El hombre se refugió en su ciudad, corrió hacia su rey y le dijo: “me alejé mucho. Llegué a otro país. En el otro país las personas cayeron sobre mí y me pegaron. Me alejé de allí lo más rápido que pude”. El rey le preguntó al cazador: “¿Cómo era la gente que te hizo huir?”. El cazador dijo: “La gente era diferente a nosotros. Tenían aquí – y se señaló un pecho- un pedazo de carne, y tenían aquí –en el otro pecho- un pedazo de carne. También tenían cabellos largos, largos. Era un pueblo hermoso”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El decamerón negro

  1. Iván dijo:

    Muy buena reseña Alicia. Otro de esos grandes libros que Ediciones del viento rescata del olvido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s