China. La venganza del dragón

Título: China. La venganza del dragón

Autora: Georgina Higueras

Reseña hecha por: Iván Marcos  @ivanmarcos

Durante los pasados meses he estado leyendo diversos libros sobre China, es mi particular ciclo literario para tratar de entender algo sobre la que a día de hoy ya  es la segunda potencia económica del mundo. Algunas de esas lecturas las he ido reseñando últimamente en forma de post:

La autora vivió hace varias décadas en el país, lo que le llevó a conocer tanto el idioma como los inicios de la transformación que China lleva experimentando desde finales de la década de los setenta. Su mirada es la de una persona con un extraordinario conocimiento de las diferentes realidades chinas y por lo tanto el libro ayuda a entender de primera mano lo que ha ocurrido en China y como de forma directa influye en el mundo de hoy.

china vengaza del dragon

La Revolución Cultural fue un auténtico genocidio que se llevó por delante millones de chinos, posteriormente Deng Xiaoping comenzó a establecer las pautas de la apertura de China al mundo, y obviamente a la economía mercado. Hoy en día sigue sonando muy representativo aquella frase (tan comunista como capitalista) de que enriquecerse es glorioso,  al igual que sigue muy presente aquello que también dijo el viejo timonel de la nave china: da igual si el gato es blanco o negro, con tal de que cace ratones.

La autora nos va recreando tanto sus experiencias personales como los enormes cambios que China ha ido viviendo en los últimos tiempos. China debe ser entendida como una realidad compleja que ha sufrido durante los pasados dos siglos a manos de países extranjeros: desde los conflictos con Japón a las diferentes guerras del opio con Inglaterra. Durante estos últimos siglos fue perdiendo el poder cultural y tecnológico que la civilización china tuvo durante mucho tiempo. Hoy, en pleno siglo XXI podemos ver como las nuevas realidades de China empiezan a ser vistas como las de un gigante que ha permanecido dormido y que ha empezado a resurgir de una manera tremendamente agresiva y notable.

El libro también nos narra las turbulentas relaciones con diferentes regiones: Hong Kong, Macao, Taiwan, Xinjiang o Tibet. Todas ellas disponen  de unos antecedentes históricos diferentes y sumamente complejos, algunos de ellos siguen estando muy de actualidad, como las recientes protestas en las calles de Hong Kong o las que vivió Taiwan hace unos meses.

Los números indican que China se está convirtiendo en una potencia económica y que millones de personas están saliendo de la pobreza cada año, pero los peros y los problemas no cesan. Hay muchos nubarrones en el desarrollo de China y van desde el plano ambiental al social. Su contaminación extrema empieza a dejar huella en una población que soporta unos índices de polución impensables en cualquier otro país y que ha visto como su suelo o recursos hídricos han sido arrasados por el apetito devorador de un sistema apocalíptico. Los desastres ambientales son incontables, algunos han sido mayúsculos como el proyecto faraónico de las Tres Gargantas  que ha supuesto la movilización de millones de personas y la extinción de diversos pueblos, ciudades e incluso de especies.

La  corrupción es otro de los grandes problemas y una de las principales preocupaciones de la población, los enchufes y las influencias son algo muy propio de China, donde el carnet del Partido sigue permitiendo alcanzar unas cotas de poder, tanto en el ámbito político como en el profesional.

A nivel social empiezan a surgir enormes problemas entre el campo y ciudad, las diferencias sociales ya son notables y  muchos dudan de un sistema que es gobernado por un Partido que se  llama comunista  pero que tiene un día a día ultra capitalista donde lo que más funciona aquello del tanto tienes tanto vales.

La censura extrema, la propaganda y la falta de libertades individuales empieza a impregnar parte de la vida de China. El país presume de  ser el país con más internautas del mundo y de batir todos los record en compras por internet, pero obviamente sus ciudadanos no pueden acceder a información básica: protestas de Tiananmen, los numerosos disidentes , el Dalai Lama o el Tibet siguen siendo temas censurados en el país más poblado del mundo.

Una obra fascinante e imprescindible para seguir aprendiendo sobre las enormes complejidades e incógnitas de China.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Periodismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a China. La venganza del dragón

  1. Pingback: Ciudadano en el Mundo » Una gran decena de libros con los que pude viajar durante 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s